Nunca más.

Nunca más, nunca más, nunca más.

Esas palabras no paraban de repetirse en mi cabeza. Después de aquello jamás volvería a ser la misma. Esa chica tímida y confiada. Esa mujer libre de ataduras. Esa persona feliz.

Después de aquella noche fría de febrero llena de mentiras y traiciones todo aquello acabó.

Esa chica había muerto para siempre y nació una gran hija de puta.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s